Páginas vistas en total

viernes, 19 de octubre de 2012

"Elogio de una particular locura"



 Ante la próxima cita electoral, me preguntaban y yo me sentía un culo de metal pesado. Tengo mucho que andar, y tengo agujetas. Qúe sentido tiene votar en un país desmemoriado?. Me puede la apatía, la molicie. Pero ví una luz que me hizo pensar que no todo está perdido. Y tras esa luz había un pelo canoso,  y una expresión anglo-cibernética: TRENDING TOPIC en Twiter, al parecer una cosa importante, casi transcendental.

 Nadie parece acordarse de quien era hace 10 años el vicepresidente de un gobierno que peor no lo pudo hacer con el Prestige. El Presi era un austero castellano, de apellido Aznar, que juraba en la sacrosanta sede parlamentaria que Sadam tenía armas de destrucción masiva. Una vez creído ese aserto ya quedaba fijada la razón de Estado para acometer la carnicería que aún no cesó. El Vice era Mariano, “el señor de los hilillos”.   Ahora Mariano, como premio, lo reemplazó. Pero  se hace el longuis. Y  la gente, preocupada por sus urgencias diarias, no recuerda…o no quiere recordar. Sólo quiere que esto pase, yo también, pero para eso tenemos que aprovechar por una puta vez la jornada electoral. Apareció alguien que cree firmemente que la situación tiene ALTERNATIVAS.

El más alto responsable que se sienta en el juício del Prestige es el, de aquellas, Director de la Marina Mercante. Pero algo no me cuadra, ¿fue él el de aquello del "que lo manden al quinto pino”?. Expresión que denota sesuda reflexión e intelecto. Es anecdótico que sea astur, cosa que no incide en la pasada constructiva del rey Ramiro I (842-850). Aunque los cimientos en el Naranjo vibraron. Pero  no hay que ser alarmista. Total sólo se jodió la costa gallega, peccata minuta. Todo se solventará con indemnizar a catro vellos mariñeiros … todos metidos nun voto.  El voto,en este caso tenía nombre: el Parador de Muxía.

Volviendo al Prestige, el de aquellas Vicepresidente  declaró, con un bramido diplomático que el pardillo de mí memorizó a pies juntillas, crédulo. Dijo: “este año comeremos el turrón en casa y el champán lo pagará Europa”. No parece muy previsible esta sentencia, tal y como, 10 años después, está avanzando el juício. Se siente el farol, la alegría etílica del poder. Semeja que TODO, (indemnizaciones y costas) será pagado por las exhaustas arcas del Estado…y para eso diez años de instrucción y siete meses de juício?. Yo es que non capisco niente.

Tampoco borraré de mi memoria a la simpática Trini Jimenez, reclamando que se liquidara al dictador Gadafi, de nuevo colaron las mentiras. Igualico, igualico que el difunto de mi abuelito. Todos son iguales, ¿todos?. Esperemos que como en la Galia de Asterix, quede alguien diferente. Que tenga 76 años no le resta brios juveniles, la pasión.

Dicho esto, debía haber redactado esto na miña outra lingoa. Pero nunca dixen que fora un modelo a seguir. Non pido a voto para mín. Eu sóo reflesiono en alto, o cal non é pouco.



No hay comentarios:

Publicar un comentario