Páginas vistas en total

lunes, 22 de febrero de 2016

SEGUIMOS CON NEWNEGOCIOS




Pero este me afectó personalmente……….y lo cuento sin vergüenza. En el mundo de hoy a cualquiera le dan el palo. Por eso no me reía de los estafad@s. Hay varios por manzana, es seguro que hay gente que no lo reconoce, es la vergüenza torera, que nunca supe bien a qué se refería. Tanto teje el sistema que es lógico caer en sus trampas.


Terminaba el otro post hablando de una posible participación gubernamental en los diversos timos.. rectificación: no es una posibilidad; es una certeza. A eso se refería el cervantino Monipodio: todo lo que se roba en un país está jerarquizado, cada uno roba según el escalafón. La política es teatro que sirve para trincar seriamente LO PÚBLICO. Empezamos a sospechar que el Presidente dirige la batuta a cuyo compás se hurta, se prevarica, se trinca.... y no lo digo yo... al socaire de lo que la Guardia Civil está descubriendo y los jueces investigando.

Pero es tal mi ansia de pontificar que olvidaba mi sonrojante suceso, el cual denota la Igualdad entre los que soportamos el peso del bienestar de las élites, lo cual permite hablar de “democrático” o “isocrático” (a todos nos joden por igual) ya es guay.

Pero superando mis verguenzas narraré lo que me aconteció o eso intentaré. Estoy perdiendo la movilidad en las piernas debido a la ataxia hereditaria, cosa que es un filón comercial ante todo, cosa para la cual interesamos los enfermos crónicos. Debido a eso me sedujo el concepto de Mobilidad Personal...........una panacea!. Hay solución para todo. Me acordé cuando mi añorada madre descubriera en el balneario de Arnoya los andadores.... vió el cielo. Y lo compramos; queríamos que tuviera su cielo, con una madre no se regatea. El enfermo no regatea en mejorar, y esto es lógico y sabido. Me puse a buscar algo que satisficiera mis demandas.



Había virgayadas, pero la mayoría eran prototipos en busca de financiación que les diera EXISTENCIA REAL. Pero eso fue un primer contacto. Una cosa que llamaba la atención eran la expresión de dominio tranquilo que exhibían en el manejo del trebello los especialistas, (no iban de eso). Ya me advirtió un amigo, eran auténtic@s equilibristas. Pero el punto de vista del enfermo es borrroso. Yo quería algo que me ayudara a andar, algo no concebido en una joven y flexible mente, pero el tiempo erosiona todo. Todos los ingenios estaban a salir, (para dotar la espera de suspense). Elegí uno y me puse en contacto con el proveedor. Felizmente un individuo me aclaró que para mantener el ventajoso precio de la Oferta lo mejor era “reservarlo” pagando una pequeña cantidad o, para evitar papeleos ingresar el total. Siempre cogían el teléfono, hasta una vez me llamaron, Y POR MI NOMBRE!!. Para despejar toda duda lo firmaba


fulanitoX
Responsable


Ese detalle bastó para romper mis temores. Giré el total y me dije “ahora las cosas se harán así”. Acababa de pagar por algo que aún no estaba en España. Llamé si habían recibido el giro y no me cogieron, estarán saturados, me dije. Pero al día siguiente seguíamos en la misma....y al siguiente. Entonces fuí consciente de que había comprado 1700 € de aire. Caí en la desesperación, hasta pensé que sólo la Oficina del Consumidor me podía ayudar “o afogado se colle a un ferro quente”. Llegué asumir que los había perdido. Llamaba también para oir una explicación sobre una oferta en su Web, en que rebajaban el aparato A LA MITAD.


Ya perdido, a los cinco días, a las 5 de la tarde, llamé desganado Y ME COGIERON, no el responsable, del que me contaron una película de ficción, algo que no muy comercial, con lo fácil que hubiera sido advertir la contingencia con una grabación. Me cojió no el contacto sino otro, que se permitió algo de choteo con mi lógica angustia. Sin embargo, tras unas lógicas comprobaciones, procedió a embalarlo y a enviarlo, no sólo el aparato, sino medio folio donde se explicaba el funcionamiento del aparato y así daban por satisfecho el servicio post-venta, ahora las cosas se harán así y el dinero se hace así.


El tema que me quedó claro es lo fácil que resulta dar el palo con el e-comercio. Lo importante es elegir la hora óptima para descolgar el teléfono.....y pasar. Falta regulación....y yo siempre pequé de ingenuo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario