Páginas vistas en total

lunes, 10 de octubre de 2016

Viaje por Francia. (cont.)


Dedicado a Pilar, en su onomástica.




La lectura de un libro y la programación de un viaje hicieron que descuidara la actualización del blog. Pido perdón, xk?. Algún día espero vivir digna y honestamente de los lectores, por lo que esto es un primer paso.


Fueron casi dos meses; uno para el libro y otro para el viaje. Puede parecer excesivo pero yo soy excesivo y me gusta paladear la lectura, la cual me place pausada y reflexiva. Pararme de poco en poco y rumiar lo que leo. No se obtiene el mismo resultado con leer mucho que con leer bien. Con estos detalles, se pueden imaginar la minuciosidad con la que fue preparado el periplo. No menos que el del cartaginés Hannón.


El libro es sobre Roma de Mary Beard, estupendo y revelador libro. Manido y enigmático tema, el de Roma, que me ha mareado toda la vida, posicionándome arbitraria y alternartivamente entre si me gustaría ser romano o castrexo, en plan vaiven, dependiendo de las modas, las cuales me tienen esclavizado. Ahora sé que me es indiferente, quiero ser de la élite social, romana o castrexa, me da igual. Los caracoles y las babosas somos así. Un libro no de historia sino de filosofía histórica -me la acabo de inventar-. Los pobres y trabajadores viven en un continuum de ignominia. Las construcciones que hacen no tienen monumentales cimentaciones, por lo cual las borra el tiempo. La Historia no es de los humildes con poco ánimo en la batalla, poco ardor guerrero, luchamos por la vida, no por el botín...la cosa cambiaría si el reparto de éste fuera igualitario, sin depender de los galones. Siempre fui utópico, desde niño; decía MEU PAI que “non lle dera patadas o tren “, pero eu insistía. Soy un caso perdido.




Llega a afirmar que la vida de un currante no varia en mil años. No tienen fases o períodos, hibernan siempre en la cueva de la escasez. Quien sí los tienen, las Edades, y sino los poetas aúlicos las inventan, son los plutócratas, que pueden mandar sobre cientos de matones, también conocidos como milizia. De ellos es la gloria, y los sacerdocios (también vale para época Cristiana). De ellos es la Historia, que como dijo alguien tiene algo de cuento. Es un libro algo transgresor. Le da la vuelta a todo lo que nos imaginábamos de Roma y su República,Le da la vuelta a todo lo que nos imaginábamos de Roma y su República, por no hablar de los Augustos, tildados somera y gráficamente como autócratas. Un  libro transgresor que merece la pena.


El periplo o itinerario fue trazado siguiendo pautas diríamos espirituales o no tangibles. Busqué en mi memoria porque fui estudiante de historia del arte medieval en el siglo pasado, hace mucho tiempo. Busqué nombres por la sonoridad, por el eco craneal, y como Conques sonaba bien decidimos empezar por allí, a Moissac le pasaba lo mismo y a Souillac idem de lienzo. Había que ir a esos lugares, por algunos de los cuales, habían pasado vías romanas, casualmente. Dejamos la Costa Azul.




Osea que el principio del viaje empieza ahí, en los que tuvieron, fama y posibles en aquel mundo en que los Caminos cruzaban Europa, generando riqueza. Poder distribuído, sopa para  todos.....Así su poder emana de otra fuente, al menos al principio, la gente siempre buscó consuelo psíquico, siempre peregrinó, buscó comprensión ..... Y al menos en principio compartían, solidaridad entre los que nada tienen. Pero claro, los poderes tienden a colaborar entre si, mezclándose. Tu me haces un favor y yo te lo devuelvo al final no se distingue entre señores eclesiásticos y sres laicos, unos tienen castillos, y otros castillos camuflados de catedrales. Pero ambos son señores con dominio.




Los mártires, el monacato y la organización del territorio, la ascesis, la mística, los Concilios, la Jerusalem Celeste, Mª Magdalena... al final nos liamos. Por eso surgió la necesidad de explicatio en tímpanos y capiteles que ilustraran a un pueblo ignorante. Labor para la que contaron con los mejores artífices que condenaron, no obstante, al anonimato.




Pero una vez allí caímos de rodillas, fulminados. Esangüe fruto de nuestras impresiones, de un reflejo del mundo sensible que sabíamos que existía pero nunca habíamos visto.




La masa carolingia y rotunda de Conques, el entorno, el tímpano, mezclados ambos con el trabajo ebúrneo del pórtico y claustro de Moisaac hizo que cayeramos en un éxtasis místico. Era la primera vez. No había palabras ni conocimientos, sólo había humanidad y amor. No identificamos todas las escenas escultóricas. Pero pasábamos horas deleitándonos con la piedra exquisitamente modelada, como nos recordaba mi cara y estupefacta hermana mirando el reloj y que no podía entender, ni falta que le hacía, que nos hallábamos ante la genuína belleza deforme y bellla deformidad.




Esperemos que Isaías nos espere en Souillac la próxima volta. De ésta no nos dio tiempo.




                                                              ------ oOo ------




























No hay comentarios:

Publicar un comentario