Páginas vistas en total

jueves, 15 de febrero de 2007

EL VOTO

Yo, que soy de Lugo y no lo niego proclamo sin temor, sin lugar a duda ninguna que daré mi voto esta vez (y cuantas veces haga falta) al equipo de la actual Corporación por varios y diversos motivos. Son testigos de mi roboración el señor Arias Muñiz y un notario asturianu qui pasa per qui.

En primer lugar no debemos esquencer que Orozco y los suyos cogieron un pueblucho de 70000 habitanteds donde todo era de madera y de barro y con gran esfuerzo lo convirtieron en una metrópoli donde el marmol reluce por doquiier. Restauró el culto a los dioses de la Repùblica -a festa da cidadania-, y cuidó especialmente el ornato de sus imágenes (la efigie de la enigmática matrona), concepto creado ex-novo segun algun recalcitrante ciudadano leído. Es que le hay gente para todo. En cuestión de días y ante la inminencia de las elecciones iniciaron tal cantidad de obras que llevaban siendo demandadas durante decenios por el pueblo de Lugo que se hizo necesario rogar publicamante la intercesión y abogacía de santos que aunque no eran socialistas tenían experiencia en esto de las obras: Santo Domingo de la Calzada que vino haciendo equipo con San Juan de Ortega. Consecuencia de tales obras fue que de un día para otro conocimos miríficamente lo que era circular por la ciudad, por una gran ciudad, que en cuestiones circulatorias no tenía nada que envidiar al Paris del barón Haussmann. Orozco y los suyos suprimeron de las consciencias pueblerinas tópicos decimonónicos como el que asevera que siempre habrá donde aparcar en Lugo. La filosofía imperante era que si se hablaba de las obras de Madrid, Lugo que tuvo un glorioso, casi aúlico, pasado romano, no se quedaría atrás. Al fin y al cabo se trataba de reivindicar un derecho constitucional. E non imos renunciar a un direito.

Pero si hizo algo realmente marabilloso y que nadie se podia imaginar(ya que provenía del cuerpo de ensinantes, de gramáticos segun Erasmo, a los cuales no augura mucho porvenir) fue conseguir que Lugo, todo Lugo fuera realmente un reality film. Me explico: eran comunes las Semanas de Cine; así había la Semana de Cine de Lugo, la Semana de Cine de Orense, hasta el Carballiño tenía la suya,pero el audaz Orozco fue más allá como todos los hombres preclaros (Lope de Aguirre). Él consiguió que cada lucense viviera su propia película, fuera uno mismo el responsable del guión. Para que despues le vinieran con milongas de autor. Y esto hubo alguno que no lo entendió. Orozco quería reivindicar que todos tenemos derecho a ser Michael Douglas y todos tenemos derecho a tener nuestro particular "día de furia". Las ventas de armas se multiplicaron por cuatro. Quizá provocado por la frustación que emerge en nuestras conciencias labregas al ver que el semáforo se pone en verde y que la cola no anda, non si muove ... y mi novia esperando. Se te pone mal cuerpo, sin embargo la máxima que nos propuso el alcalde, estaba alejada de toda violencia. Teníamos que pensar positivamente. Algo asi como: ¡qué buen momento para encender disimuladamente un pito -porque si nos veía algun agente nos podía quitar hasta cien puntos- (esto en honor a Don Benigno, profesor de Física en 5º de EGB que no amenazaba como de aquellas era usual con quitar uno o dos puntos, sino cien). Era también un momento ideal para coger una libreta (que dijo el alcalde que todos debíamos llevar encima) y tomar apuntes abocetados del natural. De hecho,no tardó en ser reconocida la escuela de narradores lucenses que competía con un producto de altura como la androlla de Navia.

Resultó providencial a la postre para la revolución pacífica que algun sabio, como Abel Vilela, tachaba sin morderse la lengua como Renacimento do século XXI la contratación de Pepita Vazquez, que pronto fue coloquialmente conocida por todos como señorita Pepis. Pronto sorprendió a todos por su versatilidad. Pues tanto se ponía al frente de la central informática que regulaba el tráfico como hacia un Plan Xeral de Ordenacion Municipal. Otal vez la podíamos encontrar practicando las declinaciones de latín con el alcalde (cosa por cierto que habia puesto de moda Bill Clinton -el poderosos president de EEUU-con una de sus becarias). Todo era magnífico: avenidas de cuatro carriles (como en La Coruña) por los que sólo pueden circular dos coches y una bici en paralelo... pues las vías no se dejan determinar, casi diriamos coaccionar por la anchura de los coches, lo cual sería visto como una arbitrariedad propia de la derecha. Aqui se jugaba al sherzo, a la broma, al despiste... buscando lo lúdico. De repente o también de súpeto una valla en un altro sitio que ayer nos impedía el paso. Qué excitante!: combatía de manera excepcional el estres propio de los urbanitas. Incluso se mandó un video a Arco (precioso, con Zahersa bailando por el adarve de la muralla, pero no fue entendido). Algun palurdo no entendía la emoción estética de avenidas de doce carriles que, derepente morian en una glorieta donde solo habia dos carriles. Pura selección natural!. La vida es para los mas aptos, los que están más al loro. Todo era un maravillososo happenig reality. En este punto fue innegable la ayuda totalmente desinteresada de comite para el Arte Contemporáneo presidida por P.Pestana
Orozco

1 comentario: