Páginas vistas en total

lunes, 15 de septiembre de 2008

Toñi Vicente

Siempre me gustó ir a contracorriente, siempre me enorgulleció defender casos y causas perdidos y perdidas. Me dijo el otro día el médico que esto no era resultado de la casualidad: está escrito en un alelo cromosómico de los que configuran mi personalidad. No lo hago por capricho. No buscó el aplauso del pùblico mientras doy conscientemente patadas o tren, como diría mi padre, cuya memoria me acompañará siempre, con el sabor de un dulce figo de Caborrecelle.

Por todo lo cual alucino en colores viendo la que se está armando.

Es sabido que la élite intelectual es propensa a tratar de influir en la sociedad a partir de la defensa que Emile Zola hizo pública en la prensa de su momento -1898- proclamando la inocencia del sr Dreyfus, en el llamado AFFAIRE DREYFUS. Él sentó cátedra.

Pero para empezar ya han salido dos cuestiones o palabros, cuyo significado me gustaría roborar con su aquiescencia, pues para mí las palabras nombran, teniendo un carácter mágico-físico (en plan egipcio, deformación propia en mí). Animo a tod@s a que me enmenedeis cuando lo considereis oportuno. Son importantes los vocablos para comunicar. Y la palabra es precisa en su significado. Y así ha de ser pues las palabras son las moléculas del pensamiento. Veamos:

-Emilio Zola fue laureado por el paso del tiempo como INTELECTUAL, que creyó

-en la INOCENCIA del Capitán Alfred Dreyfus, como POSTERIORMENTE SENTENCIÓ LA
JUSTICIA.

Pero de ahí a la incontinenecia por figurar que muestran actualmente los auto denominados ARTISTAS vai un mundo. Aunque no podamos negar que es corriente, a nadie le extraña que un grupo anodino y colorista de artistas apoyen a algun contendiente político ¿a nadie? a mí sí consciente de los renuncios que como hombres tuvieron que declarar dos tipos QUE TODO EL MUNDO ESTARÁ DE ACUERDO en que se pueden denomimnar Artistas: hablo sin ir más lejos de Fco de Goya y Lucientes y de Ludwig van Beethoven y su relación al principio entusiasta sobre lo que representaba Napoleón...y el follón en que se metieron. Quiero decir que para mí no están a la misma altura, no hablan de lo mismo el Arte y la Política. Aunque otras relaciones son posibles; lo uno se aprovecha de lo otro y lo otro de lo uno. Propiedad matemática que si no recuerdo mal se llamaba reciprocidad biyectiva. Para mí, y a sabiendas que me estoy ganando a pulso el título de gameto reaccionario, posan en la foto como obedientes paniaguados conscientes de su influjo mediático, de que son la "imagine dell potere" (la imagen del poder. Lo pongo en italiano pues la primera vez que lo leí refería a la imagen de Augusto "capito velato"). Aceptado esto como axioma continúo diciendo que a mí, esto, me la suda. Y, hablando de fotos no sé porque me acuerdo de Alfonso Guerra.

A mí que un grupo de estómagos -y nunca mejor dicho- agradecidos se junten en una larpeirada -fenómeno típicamente gallego, quizá de procedencia celta- y en los postres cheos coma cans -hechos uva, que diría el carca - lean un Manifiesto de Solidaridad con Toñi con la misma gravedad con la que se leyó la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y del Ciudadano en el Salón de la Pelota parisiense me la suda como ya dije antes. Me la repanflinfa. Como gallego me conmueven las descripciones para nada panegíricas de la personalidad discreta y sensible de la cocinera, la cual "pese a ser una artista, va al mercado como un ama de casa cualquiera". No ha lugar cuestionar tal apelativo, pues constatando que un yantar en su casa sale por 2oo € ha de ser buena artista por narices, casi diría por huevos -caseros of course-. Lo que me intriga es quien carallo puede pagar al menos 200 € por comer. Aprecio que el dato es, en sí, poco socialista.

Y la gente lo hace de buena voluntad, como Felipe González cuando acompañó hasta la cárcel al hasta entonces su amigo Pepe Barrionuevo, pero están poñendo antes o carro cos bois, pues a ella nadie la acusa de otra cosa que comprar vieiras con toxina amnésica, hecho en el que fue pillada "in fraganti".

1 comentario:

  1. Jacques el fatalista17 de septiembre de 2008, 6:46

    Solo he comido una vez hace años en Toñi Vicente, invitado por un vanidoso que se empeñó en pagarme una mordida en el susodicho restaurante y de paso, lo dicho, invitarme a comer. Sería para darle más realce al acto, cuando con dejar discretamente un sobre cerrado con la pasta en mi buzón sería más que suficiente.
    Recuerdo haber comido de primero la ensalada tibia de rape, vieira y calabacín.
    La vieira creo que no me ha hecho ningún mal o quizás sí pero total, después de haber bebido oceános de ginebra, de a 7 pesetas la copa, del Gurugú, ¿qué carallo me hará daño?
    En fin, todo este circunloquio sólo lo he puesto para recordarle al titular de este blog que aun tiene una cuenta pendiente del tipo del sobre anteriormente descrito, relleno, faltaría más, de algún que otro billete de color lila.
    Y recuerde el alma dormida de don Pako, avive el seso y despierte,
    porque la Inquisición no ha desaparecido, simplemente duerme un sueño ligero y los terrores de Torquemada palidecen ante lo que es capaz de hacer la Hacienda patria.

    ResponderEliminar