Páginas vistas en total

viernes, 6 de julio de 2012

El últtimo milagro del beato Iacobi



Ultreia!! gritaban l@s peregin@s a la vista de las torres compostelanas y se echaban a correr Monte do Gozo o Mons Gaudii abajo para ver quien era el primero en llegar a Compostela, tras recorrer el fatigoso Camino en pos de la Indulgencia plenaria...y yo lo grito también.

 Gaudeamus decían, no Gaudeamos Igitur, y yo también lo digo, animoso. Estoy contento,  feliz pese a que esta aparición  para algunos llega tarde.  Compromisos con la naturaleza, con la Ley de Vida, nuestra naturaleza es mortal. Sé que a algunos afectó la noticia de su desaparición, me genera tristeza que no puedan recibir la noticia de su recuperación.



Santiago es en mi vida un sitio distinto. Siempre ir a Santiago de Compostela me excitó,  ya fuera con motivo del Año Santo 1971 cuando mis padres me compraran una cruz de madera en las características vendedoras de souvenirs en el Obradoiro, como cuando fui en el año 1982 a cursar mi estudio. Aún no había oído lo de poder omnímodo que representaba todo aquel fasto de arquitectura  barroca, quizá la mejor del mundo. Creía que el Arte brotaba por generación espontánea, por sí mismo. Ahora pienso otra cosa. El Arte es más terrenal de lo que parece. Como decía el maestro; las catedrales no las hizo la fe,  las hicieron a base de muchas tazas...de caldo y de vino.

Siempre sucumbí a la fuerza telúrica que de allí emana y pienso sucumbir cuando vaya como espíritu etéreo, si es que dejan salir. En un viaje llegué a pintarme los labios y con la misma barra de labios señalé algún pilar. Era un desesperado e ingenuo intento de compartir una pequeña dosis de inmortalidad.

 Al final no había tras la desaparición un guión novelesco o cinematográfico, al final se desprestigiaron opiniioees tan insignes como la de Erik el belga, nombre vikingo, primigenios turistas  cuya llegada  recordamos en Catoira todos los años, como cuando el turista un millón era agasajado por la tripulación del avión. La gente piensa que el turismo fue lo que movio a la gente a moverse. Aunque Uderzo discrepara de esto en lo referente a la legión romana que no obstante viajaban bastante.

Manuel Fernández Castiñeiras es el nombre de este nuevo Erostrato. Siempre habrá candidatos para entrar en la Historia, aunque sea la Historia Universal de la  Infamia. Es como los programas del corazón: lo importante es que hablen de uno, lo de menos es si lo hacen bien o mal.

La  gente es muy amiga  del teatro… recordando niuiestro pasado esplendoroso barroco. Una  vecina reconoce haber llorado cuando apareció, en un garaje el Códice, convertido en reliquia popular valiosa, hecho en el cual las autoridades eclesiásticas son duchas. Lo dijo el señor arzobispo cuando reconoció el “pulo” que había despertado el Códice. Ahora todo el mundo quería verlo. Era un libro raro. Para mí era un elemento fundamental para entender el Medievo y yo poseo un título que me acredita como licenciado en Arte Clásico y Medieval que no vale para mucho, salvo para entender que el llamado mundo medieval no es tan extemporáneo como aprentemente nos gusta creer. "El Medievo que está a nuestras puertas" es un libro importante para mí. En cualquier momento podemos volver.

El  señor Barrió acertó. Apareció, qué apareció? un fetiche? un talismán? una reliquia con propiedades taumatúrgicas?.  De eso saben, pero lo aparecido ayer tiene el  valor de estar escrito hacia 1140, en tiempos del Románico, del genuíno Románico. El valor como libro o texto estaba garantizada pues había copias y ese es el valor que quiero resaltar. Os  invito a que lo  leais, no de un golpe, es el testimonio de una época.

Un electricista poco cualificado  con un millón trescientos mil € que fue atesorando en más de 20 años de robos a los cepillos. Supuestamente  perdió su trabajo en la Catedral porque sospechaba el cabildo, sospechaba que había robado otros objetos de valor y claro actuaron como buenos cristianos, como buenos samaritanos. Además  falsificó su contrato de trabajo para simular un contrato fijo con la Institución y los curas no se percataron. Por otra parte andaba muy despacio, incluso se aventuraba algo de paralisis lo cual no podía dejar de ser sospechoso sobre todo para los doctores sutilísimos que cobija la Iglesia. Su sutilidad les lleva a reconocer públicamente, que el menda les estuvo robando veinte años…y yo me lo creo, pese a contar con una experiencia que hace que esto sea increíble.

Corría el año 1987, éramos 15 en la especialidad. El profesor Serafín Moralejo nos comunicó que había obtenido un visado o permiso para visitar el triforio o galería superior del templo. Lógico, pensé yo, estudiando Arte Medieval. Yo avisé a mi amigo Eliseo, entre otras cosas íbamos a ver la escultura sólo visible desde el tribuna en la parte del ábside atribuída al Maestro de Platerías, que representa a una mujer montando un león. También ibamos a ver un capitel que por su estilo sólo podía justificar su presencia allí por ser traído como ofrenda de un peregrino. Al pasar por alguna histórica  ruína  cogió el capitel, lo metió en un saco y lo trajo aquí, pero Eliseo nunca esto vió. Nunca viera a Don Serafín tan contrariado, tan confuso, contándonos una y otra vez. Al final lo dijo: señores yo obtuve un permiso para 15 y me salen 16. Lo siento, pero díganle a su amig@ que no nos puede acompañar. Eli se piró. El caso era que mientras pagaran l@s peregrinos-turistas podían acceder a esta y otras partes vetadas de la Catedral, por ejemplo a las cimentaciones de la primitiva basílica de Afonso III. El ser estudiantes no nos daba privilegio alguno, y yo pensé que eso disgustaba al Señor Santiago. Y entendí que era un secuestrado, a nadie importaba su opinión.

Pero aunque señale rarezas, todo lo puede explicar la fé con una intervención como  caballero guerrero,  propiamente en plan  “Matamoros” en plan Clavijo que es lo que mola. Esto del matamoros es de dificiil encaje a no ser que cuente con el don de la ubicuidad ; a Santiago el Mayor lo mataron en el s I dC, concretamente en el Iño 80 y Mahoma vivió a caballo entre el siglo VI y el  s VII (La Meca, h. 575 - Medina, 632) y antes de Mahoma eran raros los mahometanos, los moros por una cuestión lógica. Y es que yo soy hombre lógico, pero de poca fé. Y no gusto de la iconografía del Matamoros, aunque fuera diseñado por el mismo José Gambino.

Destacar las declaraciones del arzobispo sobre que el robo resultó la mayor y más barata campaña mediática propagandística,. Hablamos de merchadaysing. Y para  corroborarlo  de hecho ya se prefigura la públlica  exposición del Ñibro  por tan solo 5 € (x inf =inf). La Iglesia, capaz de poner precio al cielo, sabe de estas cuentas inverosímiles. Cuentan con colaboradores necesarios, en este caso M Díaz de Bustamante asegurando que muy pocos investigadores se interesaban por el libro, ni a nadie interesaba lo que valía. Eso varió, y los “coengos” son conscientes. Valorizaron el libro. Con el Pórtico lleno de andamios y el descenso en las ventas de botafumeiros, había que "inventar" -en sentido medieval- algo.


El último detalle es la exigüa pena que puede suponer la felonía. A lo mejor no ingresa en prisión...y esto huele a pacto tácito.


Vean y lean la traducción para dimensionar correctamente lo sucedido. El Códice es un bello libro iluminado, pero lo que es una experiencia única es LEERLO Códice Calixtino (con algún posible fallo de traducción, transcripcion u organización, pero vale). Hablan de él como un libro de miscelania, lo cual en la época debía molar un montón, un libro in quo totum continetur. Hay que reconocer el magisterio de la Iglesia en ciertas cuestiones.


Dedicado a los maestros Juan José y Serafín Moralejo y a MC Díaz y Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario