Páginas vistas en total

lunes, 3 de diciembre de 2012

El follonero que todos llevamos dentro



   



Carta pública de apoyo a Jordi Évole,


 por si aciertan los rumores de su defenestración, provocada por su desparpajo periodístico que desnuda con contradiciones patentes ... pero ellos no se dan por aludidos...pese a estar en pelota picada -cuando es necesario- a los entrevistados, ex-poniéndolos ante sus vergüenzas. Ellos se siguen creyendo que todo es un problema de verborrea escolástica, de percepción. Las cosas no son como parecen. Quiero expresar que, para mí ese joven intrépido es, con diferencia, el mejor periodista de nuestra parrilla. Y eso suele tener un coste. Por eso no me extraña el destino que, supuestamente, le depara la parca. A la parca le suelen gustar jóvenes. Siempre fue así. Así está escrito en La Ilíada.

Nos asombra el morro de nuestros líderes políticos, de nuestros banqueros, de nuestros empresarios. Es morro, escuetamente ... and nothing more.

Fundamentado, como no, en la utilización  de un lenguaje técnico, que parece inocuo y que demuestra que saben mucho, o eso parece. Es así de crudo. El conocimiento del latín sigue invistiendo con un incompresible halo de respetabilidad a nuestros magnates. Incomprensible porque estamos en el S XXI. Hace 1500 o 1600 años que Odoacro destronó a Rómulo Augústulo, pero estos inquietantes detalles dan a entender que Roma sigue permansit, aunque joda.



Tengo una sensación parecida cuando escucho hablar a l@s participantes de "Mujeres y Hombres". No entiendo de lo que hablan, aunque sospecho que son expresiones que atañen al mundillo de los básicos instintos que alberga nuestro cerebro más primitivo. Y apelo a Tele 5, que es fuente de ignominia no del saber, pero es que el mundo está hecho una caquita. En general.



El principal des-cubrimiento del colega follonero es que en nuestra sociedad perviven las castas, fenómeno que en un principio creíamos exclusivo de la India. Aquí, basicamente, se reducen a dos: los que mandan y los que obedecemos o los que defraudan y los que pagamos.



Obra maestra resultó el programa donde entrevistaban entre otros al otrora destacado dirigente socialista Fco. Fernandez Marugán y al ex portavoz parlmentario popular Vicente Martinez Pujalte. Su coincidencia era plena a la hora de defender sus privilegios como “clase política”. En eso estaban de acuerdo. Los políticos no están para atender las necesidades de la gente, eso dicen en elecciones. Están para encastillarse, o bindarse y se reparten las guardias ecuánimemente: una para el PSOE, otra para el PP. Y llegados aquí es difícil no acordarse de lo que contaba Agustín de Foxá en los turbios tiempos de la llamada preguerra civil. Describía la acción parlamentaria como una obra de teatro, concretamente el Don Juan. Se insultan, se agreden, se enemistan, como el Tenorio y el Comendador pero al final de la función van a cenar juntos, en buena armonía. Todo es teatro. Resulta palmario que nos rodea un desierto de ideas originales, de mediocridad.



Lo que despuès aconteció -en el 36- es por todos sabido, pero Jordi Évole quería como yo, que la sangre no llegara al río.



VIVA EL FOLLONERO!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario