Páginas vistas en total

domingo, 8 de febrero de 2015

EERR




Las EERR siempre existieron, al menos desde el Big Bang.

Tengo que aclarar que este texto está inspirado por la película sobre Stephen Hawking a quien pretendo homenajear con mis escasos recursos conceptuales. Me lo tomo a broma yo, que no conseguí pasar de la pag. 5 de su obra más popular y pretendidamente accesible. Por esto se lo dedico al Stephen Hawking hombre. El físico se me escapa, quizá por la Vía Láctea o por algún agujero negro, es muy pillo...y no lo doy seguido.

Hay que hablar de dos momentos (me pongo aristotélico).

1-Convencido de que al principio del tiempo ya había las EERR, pero 2- cuando estas empezaron a ser descubiertas, reconocidas y visibles , y a existir socialmente fue cuando el sabio Stephen Hawking se subió con su ingenio mecánico a dar conferencias y a impresionar al mundo. Eso es algo que siempre le deberemos los enfermos. Al principio hablaba con mucho esfuerzo, después con un sintetizador. Pero decía cosas interesantes. Era un nuevo Hércules, somos una nueva tribu del Olimpo, al menos así nos gusta sentirnos...echándole poesía.

Eso son las EERR. Se oxida el cuerpo físico, pero el cerebro se mantiene fresco como una lechuga. Yo, como enfermo, lo siento así. Y me percato que esa consciencia es la vida. Y la vida trae a veces archivos adjuntos que no nos gustan, pero entonces priorizamos la VIDA.

Es esencial sentirnos vivos y hacer ALGO, de la misma manera que el pintor Mark Rotko se tomó la noticia de su fatal enfermedad. Él, que en su obra siempre había apelado a la plácida reflexión, se tornó compulsivo, desesperado. Pintó mucho...era el canto del cisne, de su cisne. Pero tenía que HACER ALGO. Ante la muerte, ante la
cual poco se puede decir, salvo que estuvimos vivos
La gente piensa que está blindada. Y no. Estamos rodeados de miles de males que acechan. Es una cuestión de solidaridad humana, de aceptar que somos mortales, TODOS. Estoy en contra de las bienintencionadas Asociaciones de Enfermos Varios. TODOS estamos con opciones: el mal es el mismo: la vida que se extingue. Hay mucha hipocresía. Hay que ayudar a todo el que tiene dificultades, no importa el nombre de la
enfermedad (salvo a los médicos).

Mi padre, que era un sabio, contaba un cuento:

-morreu fulano

-e, de qué?. De cancro, leucemia, esclerose (as causas poden ser miles).


-morreu da que nunca leva a culpa: da MORTE.


Las ayudas ténicas  nos permiten  llevar una vida digna. Bravo  por l@s ingenier@s.

Viva a Illa da Benza!! !! .

No hay comentarios:

Publicar un comentario