Páginas vistas en total

lunes, 25 de enero de 2016

CHAPUZAS GALLEGAS







Hace tiempo que me viene escociendo la presentada como innovadora sección en diarios regionales o locales que viene a corroborar la existencia de una manera de pensar “regional y local” frente a una universal o general, porque Galicia -mal que nos pese-, no es “el ombligo del mundo”. Las mal llamadas chapuzas no son patrimonio exclusivo de los Galaecios, independientemente de nuestra ascendencia gala o sueva (romana en el caso de LUGO, lo cual sorprende en la misma Roma). Más provincianismo.

A este respecto narra Tito Livio (lib. MMMC)  la algarabía que se formó en el foro capitolino dónde se presentó una representación forrmada por el alcalde y unos ediles que decían pertenecer a la urbe de Avillius Reburrus, que asuntos que no vienen al caso, habían imposibilitado acompañar a la comitiva que pretendía ser recibida por el Augusto, a tal efecto llevaban tributos en forma de lacón con grelos. Ante su estupor.....pasaron de ellos. Aquello sí que fue una chapuza. Se comieron todo después en el Foro Boario, ante las risas del personal que les gritaban ¡¡PORTUGUESES!!.

Porque las chapuzas son propias de la autoridad...a la cual se le suponen posibles indefinidos. Cosa inherente para hablar de FEÍSMO. Es un concepto estético. La gente del pueblo por la carencia de recursos siempre enterra o seu pai como pode y esto no se cuestiona. Cuando uno aprovecha una campana extractora para cubrir un buzón, protegiéndolo de la lluvia es ARTE. La Necesidad hecha Arte, como quien cierra una finca con somieres............más económico imposible. No se persigue fin estético alguno, funcionalidad y nada más. Y además es bueno para los chatarreros. Otra genialidad es la transformación conceptual de las marquesinas de esperar los rapaces al bus del colegio en parladoiros populares, sustituyendo al clásico lavadero. Reutilizar no es de ahora. Hablaba antes de Arte y de Chatarra, términos en un principìo de difícil maridaje. Al menos eso pensaba yo, hasta que en mi vida irrumpió Jannis Kounellis que expone obras hechas con chatarra a granel, que produjeron en mí descargas de emociones.....tengo que confesarles lo que muchos intuyen: YO FUÍ CHATARRERO.



No hay comentarios:

Publicar un comentario